AMM

Oh María, sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a ti.

San Vicente de Paúl y el legado de amor por los más pobres

En homenaje al día de San Vicente de Paúl, la SSVP de Brasil invitó al padre Emanuel Bedê, asesor espiritual del Consejo Nacional de Brasil (CNB) y al diácono, Túlio Medeiros da Silva, de la Congregación de la Misión para rescatar la historia del santo y recordar su trayecto hasta aquí. Veamos.

Celebramos, el día 27 de septiembre, la memoria litúrgica de San Vicente de Paúl, el patrono de todas las Asociaciones católicas de caridad. Vicente nació en Pouy, Francia, en 1581, en una familia de campesinos. Cuando era niño, ayudaba a la familia en el pastoreo de los poco animales que tenían, pero después sus padres se dieron cuenta que Vicente era bueno para los estudios.

En Dax, Francia, comenzó a estudiar en el colegio de los Franciscanos. Luego se destacó, llamando la atención del Señor de Comet, un un abogado de la región que lo contrató para ser profesor de sus hijos. En 1957, concluyó sus estudios teológicos en Toulouse, Francia. Dejándose llevar por el orgullo, el joven Vicente llega a asentir vergüenza de la vida simple que llevaban sus padres.

A los 20 años es ordenado padre y, en los primeros años de su ministerio, Vicente se planteó conquistar una buena parroquia que le proporcionara buenos frutos financieros. Con esto pretendía tener una vida estable y ayudar a su familia. Pero los planes de Dios para el joven padre eran otros.

El tiempo iba pasando y Vicente de Paúl nada que conseguía alcanzar sus objetivos. Solamente después de un triste episodio en que fue acusado de robar el dinero de un amigo con quien moraba es que Vicente comienza a cansarse de correr en pos de las riquezas que el mundo ofrecía, descubriendo lo que Dios planeaba para él: de maestro de los ricos a párroco de los pobres. Es así el camino de conversión recorrido por el santo.

Vicente, entonces, es tomado por un fuego abrasador: el mismo fuego que ardía en el corazón de Cristo arde en el corazón de Vicente de Paúl, que comienza a vivir de todo corazón esta palabras de Jesus: «todas las veces que hiciste eso a uno de estos pequeños que son mis hermanos, fue a mí a quien se lo hiciste» (Mt 25, 40).

En enero de 1617, Vicente es llamado para atender en confesión un hombre enfermo, que era tenido como una persona de bien en aquella región. Al final de la confesión, para sorpresa, el hombre confiesa su terrible estado de vida. Ese hecho impresionó mucho a la señora Gondi y al propio Vicente: «si ese hombre, tenido por justo y persona de bien, se encuentra en tan deplorable estado, ¿qué decir de los demás?» (GROSSI, 2001, p. 20).

Fue entonces que, el 25 de enero de 1617, el día de la conversión de San Pablo, Vicente hace una predicación en la Iglesia de Foleville, Francia, motivando a los fieles a la confesión general. El padre Vicente fue tan bendecido en sus palabras, que todos los moradores de aquella región acudieron a hacer su confesión general, al punto de que el padre Vicente tuvo que recurrir a la ayuda de los Reverendos Padres Jesuitas de Amiens.

En agosto de 1617, estando ahora en la Parroquia en Châtillon-le-Dombes, Francia, Vicente tiene otra experiencia muy fuerte con la practica de la caridad. Al ser comunicado que una familia entera se encontraba enferma, no teniendo nadie que pudiera ayudarla, Vicente exhorta a los fieles en la necesidad de organizarse para el cuidado de dicha familia. Los fieles, diligentemente, comienzan a socorrer a los que se encontraban enfermos. Pero, Vicente percibe que era necesario organizar la caridad, en caso contrario, toda aquella ayuda inicial podría perderse y, con el tiempo, aquellos que estaban necesitados quedarían nuevamente desamparados. Nace aquí la primera fundación de San Vicente, las Cofradías de la Caridad, hoy conocidas como Asociación Internacional de Caridades (AIC).

Pasados ochos años de la primera fundación, nace, en abril de 1625, la Pequeña Compañía, una Sociedad de Vida Apostólica que tiene por objetivo la evangelización de los pobre y la formación del clero y de los laicos. La Congregación de la Misión, como también es conocida, está organizada en tres provincias aquí en Brasil; la Provincia Brasileña de la Congregación de la Misión (PBCM), con sede en Río de Janeiro, a Provincia del Sur (CMPS), con sede en Curitiba, y la Provincia de Fortaleza (PFCM), con sede en Fortaleza.

En noviembre de 1633, con Luis de Marillac, Vicente funda la Compañía de las Hijas de la Caridad. Las hermanas inauguran un estilo de vida para la Vida Consagrada femenina, viviendo en medio del pueblo, visitando y cuidando de los pobres. Era un modelo de vida religiosa nunca visto en aquella época, pero que Vicente y Luisa definieron como esencial para aquellas jóvenes que desean consagrarse al servicio de los pobres.

Dos siglos después de San Vicente iniciar sus instituciones con el carisma de cuidar de los más pobres, otros hombres y mujeres fueron dejándose moldear por él. Es el caso del beato Antonio Federico de Ozanam y de sus compañeros, que fundaron la Sociedad de San Vicente de Paúl, una organización civil de laicos dedicada al servicio de la caridad en diversos espacios, como guarderías, escuelas, hogares de ancianos y diversos proyectos sociales. Eso muestra cuánto la Familia Vicentina creció y cuántos frutos ha producido desde hace más de cuatrocientos años, así como, la responsabilidad que tenemos en dar continuidad al legado que heredamos de San Vicente de Paúl.

Este breve abordaje de la vida y obras de Vicente de Paúl, llamado, con justicia, el Grande Santo del Gran Siglo, cuya fiesta hoy celebramos, tiene el objetivo de presentar, de manera muy tímida, el enorme legado por él dejado. La vida y el legado de San Vicente de Paúl da testimonio de quien fue ese hombre y cuál es su papel para la Iglesia Católica en Francia y para el mundo. Es necesario profundizar más, sólo así percibiremos el hecho de cuánto él fue importante. En este día festivo para toda la Familia Vicentina, pidamos su intercesión para continuar con coraje y osadía el trabajo de evangelización y promoción de los más pobres, nuestros queridos Maestros y Señores. ¡San Vicente de Paúl, ruega por nosotros!

Fuente: SSVP Brasil por el Departamento de Comunicación.

Traducción no oficial.

Noticias

Image

Ozanam: un modelo para la juventud

El 9 de septiembre celebramos la memoria litúrgica del beato Antonio Federico Ozanam. Y para señalar la fecha invitamos al...

Image

Carta del padre Tomaž Mavrič, CM, con motivo de la fiesta de san Vicente de Paúl 2022

Roma, 19 de septiembre de 2022 FIESTA DE SAN VICENTE DE PAÚLPASAR DE UNA ESTRUCTURA DE «FAMILIA VICENCIANA» A UN...

Image
1a. Cerrada del Pedregal No. 31,
Colonia El Carmen, Delegación Coyoacán 04100
Ciudad de México, México +52 1 222 776 3448

Contáctanos

Estamos gustosos de poder entrar en contacto contigo. Estamos para servirte.