AMM

Oh María, sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a ti.

Ozanam: un modelo para la juventud

El 9 de septiembre celebramos la memoria litúrgica del beato Antonio Federico Ozanam. Y para señalar la fecha invitamos al consocio Sideny de Oliveira Filho a escribir sobre el joven fundador y hacer un paralelismo con nuestra juventud actual. Disfruta de la lectura y la reflexión.

«La juventud impulsa el progreso, y la vejez mantiene la tradición. El progreso aislado corre el riesgo de cometer errores, al igual que la tradición aislada corre el riesgo de volverse esclerótica. La verdad y la vida activa van juntas».

(Robert Garric 1)

Es muy interesante establecer un paralelismo entre el joven Ozanam y nuestros jóvenes de hoy.

Quizá la mayor dificultad sea comprender la solidez de las ideas que trajo consigo y ver cómo esas ideas resuenan en nuestros jóvenes de hoy.

Sin querer jugar con las palabras, pero las ideas y los ideales pueden confundir el análisis. En el caso de Ozanam, sólo pueden enriquecer el análisis.

Un rasgo llamativo de Ozanam era su audacia: no temía la confrontación porque era firme en sus argumentos, incluso porque sus convicciones eran lo suficientemente fuertes como para afrontar los ataques que sufriría.

En aquella época, como ahora, se miraba a los jóvenes con recelo. ¿Se imaginan a un joven de 19 a 20 años yendo a confrontar ideas a la universidad o a los púlpitos de las iglesias? Imagina a un joven como él atrayendo a otros jóvenes convenciéndoles de que era posible pertenecer a Dios de forma completa: con corazón e inteligencia.

En sus primeros contactos con Bailly 1, encontró la protección que necesitaba un joven como él. Bailly era un «hombre mayor» (40 años), que le doblaba la edad, que también desafiaba el sistema ateo/agnóstico y que buscaba en sus publicaciones literarias estimular a la juventud a cerrar filas en el ejército del bien.

Puedo afirmar que Ozanam fue un joven que necesita ser imitado, urgentemente, por nuestra juventud vicenciana.

Para ser imitado en su audacia, en su fe, en su búsqueda de la Verdad, en su lucha efectiva por las cosas de Dios.

Unió su inteligencia académica a su frenética búsqueda de la Verdad. Testimonió que el camino propuesto por la Iglesia católica es el mejor para alcanzar la salvación.

¿Qué falta, pues, para proponer este modelo a los jóvenes de hoy?

Veamos la historia del movimiento juvenil vicentino en Brasil:

En los años 60, la Sociedad de San Vicente de Paúl (SSVP) avanzaba de forma preocupante el envejecimiento de sus miembros, sin la debida entrada de nuevos miembros jóvenes. ¡Estaba envejeciendo!

En nuestro país, todo comenzó de forma más acentuada pero tímida, después de la Asamblea Panamericana, celebrada en Brasil, en la ciudad de São Paulo, en 1966.

En los años siguientes se dieron los primeros pasos con la creación de Comités de Juventud que, al cabo de un tiempo, pasaron a llamarse Comisiones de Juventud. El primer Encuentro Nacional tuvo lugar en 1974, en la ciudad de São José dos Campos/SP, porque ya estaban apareciendo algunos grupos de jóvenes en diversas partes de Brasil y el entonces Consejo Superior de Brasil (ahora Consejo Nacional), sin saber cómo trabajar con estos jóvenes y estimulado por el Consejo General de París, decidió dar una forma más organizada a este movimiento juvenil que estaba surgiendo.

A partir de entonces, los jóvenes pioneros, con mucha dificultad y desconfianza por parte de los mayores (qué falta hacía un «Bailly»), tratando de entender los ideales de Ozanam, trazaron diversas estrategias para que más jóvenes pudieran ingresar en la Sociedad de San Vicente de Paúl (SSVP).

Fue un largo camino a recorrer. La audacia fue siempre la marca de estos jóvenes pioneros. Buscaron incesantemente aprender las ideas de los primeros tiempos, que fueron capaces de encantar a los jóvenes de la época que, junto con Bailly, dejaron este hermoso (y rico) legado a nuestro tiempo.

Tuvo que pasar mucho tiempo para que viéramos a un joven, emanado de este movimiento juvenil, a la cabeza del Consejo Nacional de Brasil, como su presidente.

El primero fue el consocio Wiler 2, luego vino el consocio Kaíke 3, la consocia Ada 4 y el consocio Cristian 5. Fue como si la SSVP resurgiera de la mano de los jóvenes sin perder la frescura de la diversidad y, sobre todo, de la unidad.

Recuerdo aquí un dicho que siempre ha guiado la labor de perpetuar el trabajo de la juventud: «la juventud pasa con el tiempo». Debemos procurar siempre que otros jóvenes abracen nuestra vocación y que perseveren en el camino hasta el final de su recorrido en este mundo.

Hay una contradicción en la juventud que me asusta desde hace algunos años. Aunque el papa Juan Pablo II beatificó a Ozanam en 1997, presentando como imagen la figura de un «joven Ozanam» (con 20 años), son los propios jóvenes vicentinos los que no se apropian de esta oportunidad. En lugar de difundir, hasta la extenuación, la imagen del «joven Ozanam», ¡insisten en utilizar su imagen a los 40 años! ¿Lo entiendes? Así ocurre en las camisetas, en las imágenes de las páginas web, en los artículos de las revistas, en los banners, en los escenarios, etc.

Tenemos la oportunidad de presentar una sociedad de jóvenes para jóvenes, ¡pero presentamos a nuestro principal fundador con 40 años!

¿Y la audacia de Ozanam? ¿Hasta qué punto los líderes juveniles vicentinos se han apropiado de esta cualidad?

Por cierto, llevo décadas preguntando qué rango de edad se considera joven en Brasil y no obtengo respuesta. Es como si los propios jóvenes tuvieran miedo de definir y perder a unos «de edad avanzada» que siguen ocupando el lugar que corresponde a los jóvenes en las Comisiones. Faltan la audacia y el coraje. Falta Ozanam.

En todos los libros de historia, cuando se habla de Ozanam y sus compañeros, se dice «un grupo de jóvenes laicos católicos», porque tenían entre 19 y 23 años. Cuando se refieren a Bailly, se dice de «otro hombre mayor» 6 porque tenía 40 años. Todos los historiadores reconocen que una persona de 40 años no es joven. Bailly, por tanto, no era joven como los demás. Es un reto que Ozanam sigue proponiendo a los jóvenes de hoy: ¡no tengas miedo, sé valiente!

Ozanam muere a los 40 años, ¡qué ironía!

Pero su muerte terrenal ilumina toda una vida en la figura de tantos otros jóvenes que abrazaron su vocación de servicio a los pobres.

Por ejemplo, para quienes conocen la vida vicentina del joven beato Pier Giorgio Frassati 7 saben la audacia con que defendía la fe a través de este servicio. Además de toda su vida de amor y entrega a Dios, hay que destacar el «buen combate» en defensa de aquellos a los que asistió desde la Conferencia, hasta el punto de romper con decisiones equivocadas y contrarias a nuestra vocación vicentina. Él, al igual que Ozanam, tenía coraje.

La SSVP puede hacer que muchos otros jóvenes se conviertan en santos, beatos y siervos de Dios. Para ello, debe invertir en la juventud, dándole el modelo de «joven Ozanam». Un joven de ideas e ideales.

Cómo me gustaría ver a nuestros jóvenes debatiendo ideas, proponiendo soluciones a los problemas sociales, proponiendo cambios sistémicos, rompiendo las barreras del inmovilismo, volviendo a nuestras raíces que originalmente encantaron a tantos otros jóvenes.

Los ideales de Ozanam no han muerto. Siguen vivos entre nosotros.

Lo que necesitamos es dar espacio y conocimiento a nuestra juventud vicentina.

Me alegré hace unos años cuando conocí una iniciativa llamada «pensando de forma distinta» 8, creada y mantenida por un joven vicentino. Allí mediante un sistema de webinar 9 trae temas de discusión y reflexión; cuenta historias de jóvenes que están en proceso de ser santificados por la Iglesia; siempre centrándose en su público objetivo: los jóvenes.

Un hombre joven, hablando a los jóvenes, sobre ideas e ideales. ¡Fantástico, oportuno! Ciertamente, el joven Ozanam, si estuviera aquí con nosotros físicamente, estaría utilizando las herramientas de nuestro tiempo para hablar a los jóvenes. Si hizo todo lo que hizo utilizando sólo la oratoria y las cartas, ¿se imagina lo que haría con la tecnología actual?

¡Ozanam no está muerto! Vive en los jóvenes que tienen esta vitalidad para perseguir su santidad, sin olvidar evangelizar a otros jóvenes, atrayéndolos al servicio de los pobres.

Por último, y para dejar claro que los jóvenes deben ocupar su lugar como protagonistas en la SSVP, sin olvidar que los mayores fueron en su día también jóvenes vicentinos, que lucharon por este espacio y que ahora han alcanzado la «evolución natural de la edad: la madurez».

Para ello, reproduzco el discurso de Pierre Chouard 10, pronunciado ante 700 jóvenes que participaron en el Primer Encuentro Internacional de la Juventud Vicentina, celebrado en París del 7 al 10 de julio de 1960: «…la tercera resolución es que permanezcamos en unidad. Somos una sola Sociedad de San Vicente de Paúl. Si sólo fuéramos jóvenes, no duraríamos; si sólo fuéramos mayores, pereceríamos. Sólo somos la Sociedad de San Vicente de Paúl cuando estamos unidos, jóvenes y no tan jóvenes.»

¡Ozanam no está muerto!

Sigamos con nuestra fragilidad hacia la gloria futura. La vida está llena de horas inesperadas. El mañana no es siempre como lo imaginamos. Puede cambiar para bien o para mal. El escritor Fernando Sabino 11 habla de tres certezas: «que siempre estamos empezando; que nos queda mucho por hacer; y que podemos ser interrumpidos antes de terminar».

Nuestro tiempo es hoy: ¡es hora de empezar!

San Francisco, en su lecho de muerte, pidió a los frailes: «empecemos hoy porque hasta ahora hemos hecho poco».

¡Viva Ozanam, el joven de todos los tiempos, que vive en cada uno de nosotros!

Fuente: FAMVING.ORG por Sideny de Oliveira Filho

Notas:

1 Emmanuel Bailly – Primer presidente del Consejo General de París de 1833 a 1844.
2 Wiler José de Lima – presidente del Consejo Nacional de Brasil de 1997 a 2001
3 Carlos Henrique David – presidente del Consejo Nacional de Brasil de 2001 a 2005
4 Maria Geralda Ferreira – presidenta del Consejo Nacional de Brasil de 2009 a 2013
5 Cristian Reis da Luz – presidente del Consejo Nacional de Brasil de 2017 a 2021
6 Regla de la Confederación Internacional de la SSVP – Parte I – página 16 – 1) Orígenes de la Sociedad y servicio a los pobres
7 Pier Giorgio Frassati – (1901-1925) joven italiano beatificado por el Papa Juan Pablo II el 20 de mayo de 1990 – fue miembro de la SSVP como consocio servir a los más pobres
8 https:www.facebook.com/pensandoforadacaixinhassvp
9 El webinar es un seminario de vídeo en línea, grabado o en directo, que suele permitir la interacción de la audiencia a través del chat.
10 Pierre Chouard – Presidente del Consejo General de la SSVP de 1955 a 1969
11 Fernando Sabino – Escritor, periodista y editor brasileño (1923 – 2004)

Noticias

Image

Originalidad de las fundaciones vicencianas

Las instituciones vicencianas de caridad no son originales de san Vicente de Paúl ni de santa Luisa de Marillac. Son...

Image

Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa es una Virgen Misionera

El P. Tomaž Mavrič, C.M., sucesor de san Vicente de Paúl, ha escrito esta reflexión para los miembros de MISEVI,...

Image
1a. Cerrada del Pedregal No. 31,
Colonia El Carmen, Delegación Coyoacán 04100
Ciudad de México, México +52 1 222 776 3448

Contáctanos

Estamos gustosos de poder entrar en contacto contigo. Estamos para servirte.