AMM

Oh María, sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a ti.

Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa es una Virgen Misionera

El P. Tomaž Mavrič, C.M., sucesor de san Vicente de Paúl, ha escrito esta reflexión para los miembros de MISEVI, y ahora la comparte a toda la Familia Vicenciana:

Nos hemos preparado para la celebración de la Fiesta de la Virgen de la Medalla Milagrosa con la novena, nueve días que nos han ayudado a centrar nuestro corazón en María, a pensar en ella, en su persona y misión. Cuanto mejor preparados estemos para la celebración, mayores frutos espirituales recibiremos.

Una característica que describe de manera especial a la Virgen de la Medalla Milagrosa es que es una VIRGEN MISIONERA. En mis años como misionero en la Vice-Provincia de los Santos Cirilo y Metodio, de la que forman parte Rusia, Bielorrusia y Ucrania, pude ser testigo de esta realidad.

La Asociación de la Medalla Milagrosa se está expandiendo en Ucrania, en los dos últimos años comenzó en Rusia y en este momento está dando sus primeros pasos en Bielorrusia. Pero el caminar de la Virgen de la Medalla Milagrosa por esta parte del mundo no comenzó solamente con la creación de la Asociación de la Medalla Milagrosa, sino que comenzó hace mucho tiempo: durante la época de la Unión Soviética, y aún antes, la Virgen visitó por medio de misioneros y misioneras a miles y miles de personas a las que trajo consuelo, apoyo espiritual y corporal.

La Virgen de la Medalla Milagrosa tiene una característica especial, un don recibido de Jesús que la caracteriza: María es enviada por medio de Jesús a toda la humanidad, a cada uno de nosotros; María es enviada por Jesús a una misión mundial que concluirá con el fin de los tiempos. María, en todo el sentido de la palabra, es ¡MISIONERA!

Jesús, encomendando a su Madre María el rol de misionera, le otorgó el don de “abrir puertas” de aquellos corazones que están totalmente cerrados a cualquier diálogo, apoyo y cercanía a Jesús y a su gracia; corazones heridos por la agonía del dolor interior o físico que en sus vidas no encontraban salida alguna; corazones fríos en relación a todo lo que es espiritual, a los hermanos y hermanas en necesidad. La Virgen de la Medalla Milagrosa, al tener este don de “abrir puertas”, tiene, más que nadie, la posibilidad de llegar a los corazones en todos los rincones del mundo, a los que ninguna otra persona tiene acceso. Innumerables ejemplos constatan esta realidad.

Llevar la Medalla Milagrosa consigo, ofrecerla a otras personas para que la reciban y confíen en su intersección, es aceptar tu papel de misionero/a, que les visita en nombre de Jesús, para ayudar, apoyar, guiar, convertir y curar. De esta manera ayudamos a la Virgen a llegar a los corazones de las personas, abriendo puertas de las que solo ella conoce las llaves.

¡Qué alegría y fuerza nos da saber que tenemos el privilegio de poseer este legado para el mundo! La Familia Vicenciana está llamada a participar en la misión de Jesús, pues tenemos en la Virgen de la Medalla Milagrosa nuestra principal colaboradora y nuestro apoyo, nuestra guía, nuestro modelo de misionera.

Llevemos la Medalla Milagrosa siempre con nosotros, con el fin de que nunca nos separemos de ella.

Confiemos en su ayuda.

Confiemos en su rol como misionera.

Confiemos infinitamente en su amor maternal e incondicional para con todos nosotros.

Tomaz Mavric CM
Superior General

Fuente: FAMVIN.ORG

Noticias

Image

¿Vale para algo llevar la Medalla Milagrosa?

En 1853 Rusia quiso apoderarse de la Península de Crimea en el Mar Negro para tener una salida al Mediterráneo...

Image

San Vicente de Paúl sigue vivo hoy en todas partes

San Vicente fue un hombre de carácter firme, convencido, que se atrevió a desafiar tanto a las primeras Damas de...

Image
1a. Cerrada del Pedregal No. 31,
Colonia El Carmen, Delegación Coyoacán 04100
Ciudad de México, México +52 1 222 776 3448

Contáctanos

Estamos gustosos de poder entrar en contacto contigo. Estamos para servirte.