AMM

Oh María, sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a ti.

Jesús: un invitado incómodo

Imagínate que has invertido mucho tiempo, dinero y energía en preparar una cena… quizás una boda o un cumpleaños.

Tienes la suerte de contar no sólo con buena comida y con tus amigos. Has conseguido un invitado sorpresa. Tus amigos cercanos han oído hablar mucho de él. Todos quieren conocerlo.

Tu invitado sorpresa resulta ser un sabelotodo y ofensivo a partes iguales.

En primer lugar, él alecciona a tus amigos. Les dice cómo cree que deben comportarse. Luego… ¡encuentra fallos en ti como anfitrión o anfitriona! Te dice que deberías haber incluido a otras personas, personas que nunca habrías pensado en invitar. Deberías haber invitado a personas a las que no respetas.

Ciertamente, ¡la descripción de un invitado incómodo!

¡Demos un paso atrás!

La historia de lo que hizo Jesús como invitado a cenar de un fariseo importante me hace pensar en ello en términos actuales.

Retrocedamos un poco. Recordemos que Lucas (Lc 14, 7ss) está contando la historia de alguien que cree que ha venido a cambiar la forma en que pensamos en Dios… y en nosotros mismos. Este Dios se convierte en uno de nosotros. Entrega su vida para mostrar cuánto nos ama Dios.

Lucas escribe como alguien que no fue criado como judío. Pero es un gentil creyente que claramente conoce bien las creencias religiosas y la cultura judía.

Escribe principalmente a personas de habla griega como él, que han escuchado la Buena Noticia de que este Dios les ama. Sin embargo, se encuentran marginados. No eran aceptados por los líderes judíos, que se consideraban más santos que los nacidos y criados en una cultura griega.

Es cierto que se basa en muchas de las mismas historias que cuentan Marcos y Mateo. Pero, como todo buen predicador, va a sacar a relucir dimensiones de estas historias que no son apreciadas por quienes crecieron al abrigo de la cultura judía.

Lo que Lucas quiere que pensemos

Al relatar la historia, se dirige tanto a los gentiles como a los judíos de su época… y a nosotros hoy.

Obviamente, Jesús se enfrenta a la gente que se considera «más santa que los demás», que mira con desprecio a los que no han nacido en Jerusalén… o incluso en Israel. No actúan como nosotros. Esta gente no pertenece a «comunidades cerradas» donde todos nos vemos y pensamos igual y vamos al templo.

Para los judíos de su tiempo, la historia plantea la cuestión de si su Dios es demasiado pequeño. ¿Excluye Dios a las personas que no han nacido en la fe judía, y mucho menos en la concepción más estricta de los fariseos?

Recuerda a los seguidores de Jesús de habla griega que todos tenemos la tendencia a pensar más en nosotros mismos que en los demás.

Hoy también nos indica a todos que nuestro Dios es a menudo demasiado pequeño. Deberíamos tender la mano a los marginados… en su época los pobres, los lisiados, los cojos, los ciegos. Implícitamente nos recuerda que cada uno de nosotros, a nuestra manera, somos tullidos o ciegos.

Recordemos que esta historia es sólo una de las muchas historias en las que Lucas arroja luz sobre el amor de Dios por cada persona que ha creado.

Algunas cosas en las que podemos pensar…

¿Quiénes son nuestros huéspedes incómodos, que se atreven a recordarnos que Dios nos ama a cada uno de nosotros, incluso a los que tienen un aspecto o piensan de forma diferente?

Tal vez hoy podamos ofrecer una sonrisa de bienvenida a los desconocidos que hay entre nosotros. Las personas que vemos pero no vemos.

¿Interpretan historias como ésta el reto de Jesús de cambiar nuestra forma de pensar sobre el Dios lavador de pies que nos pide que nos lavemos los pies unos a otros como hizo él?

Fuente: FAMVING.ORG por John Freund, CM

Noticias

Image

Jesús: un invitado incómodo

Imagínate que has invertido mucho tiempo, dinero y energía en preparar una cena… quizás una boda o un cumpleaños. Tienes...

Image

Nuestra Señora del Rosario

El Santo Rosario tiene su origen en 1212, cuando Santo Domingo de Guzmán, durante su estancia en Tolosa, tuvo una...

Image
1a. Cerrada del Pedregal No. 31,
Colonia El Carmen, Delegación Coyoacán 04100
Ciudad de México, México +52 1 222 776 3448

Contáctanos

Estamos gustosos de poder entrar en contacto contigo. Estamos para servirte.